Buenos propósitos

Por poco, se acaba el mes sin escribir la lista de propósitos para este año, mientras recopilaba la lista en mi cabeza he caido en la cuenta que tengo todavía cosas pendientes del año anterior. Así que el primer propósito es acabar cualquier cosa que lleve entre manos. Luego están las listas de pequeñas cosas muy importantes a las que les dedico poco tiempo, o las grandes cosas, poco importantes a las que se les dedico demasiado. Para hacerlo más divertido, aquí lo mezclo todo:
Cada día que no sea el móvil lo primero y último que miro. En su lugar, buscar una sonrisa, un libro o solo una palabra.

Más tiempo para mí, teniendo en cuenta que la TV la descarté hace varios años, esto no lo cumplo fijo, necesito demasiado tiempo para mí: hacer deporte 2-3 veces a la semana, aprender algo nuevo 4-5 horas semana, leer algo interesante y motivador, dejo de contar, no cuadra.
Mi familia: No perder el punto de encuentro entre mi pareja, mis hijos y mis padres.

Tengo verdaderos retos, soy afortunada por la gran cantidad de oportunidades de mejora  que me ofrece lo cotidiano. Llevar encima a todas horas unas tijeras virtuales que me desconecte de lo virtual y me conecte con la realidad cuando este con mi pareja, mis hijos, los amigos, los compañeros.Ir al trabajo con una sonrisa y sentirme como si hubiera dormido doce horas. Dar lo  mejor de mí, siempre, siempre, en cualquier caso. Ser consciente del presente. Aprovechar cada cosa que veo, leo, escucho, pruebo, para mejorar o para ayudar. Visitar a esa persona maravillosa que tanto nos quiere. Disfrutar de la música, del teatro, del paisaje urbano, de mi huerta, del mundo. Mejorar la organización de lo cotidiano para coger menos el coche, comer sano y no parar.

El propósito final, despreocuparme por cumplir o no listas, vivir y compartir cada día con las personas que me rodean. Feliz año.